el amor en tu olor, versos de amor
canciones a las mujeres MENU:
  • Versos de enamorados
  • Versos para ligar
  • Versos guarros
  • Piropos simpaticos
  • Piropos cachondos
  • Chistes de amor
  • Otros contenidos
  • dia de los enamorados
  • Hoy si puedo
  • Tomar riesgos
  • los santos inocentes
  • Cuentos de hadas
  • Links amigos:
  • humor grafico
  • iconos para bajar
  • Juegos gratis
  • hipotecas
  • Protocolo
  • emoticonos y gifs
  • Alicante

  • Google

    amor para los ninos del mundo.

     

    el holor de tu amor
    Yo huelo a ti.
      Yo huelo a ti.
    Me persigue tu olor, me persigue y me posee.
    No es este olor un perfume sobrepuesto sobre ti,
    no es el aroma que llevas como una prenda más:
    Es tu olor más esencial, tu halo único.
    Y cuando ausente mi vacío te convoca,
    una ráfaga de ese aliento me llega del lugar más tierno de la noche.
    Yo huelo a ti
    y tu olor me impregna después de estar juntos en el lecho,
    y ese fino aroma me alimenta
    y ese aliento esencial me sustituye.
    Yo huelo a ti.

    Algún día te escribiré un poema que no
    mencione el aire ni la noche;
    un poema que omita los nombres de las flores,
    que no tenga jazmines o magnolias.

    Algún día te escribiré un poema sin páajaros,
    sin fuentes, un poema que eluda el mar
    y que no mire a las estrellas.

    Algún día te escribiré un poema que se limite
    a pasar los dedos por tu piel
    y que convierta en palabras tu mirada.
    Sin comparaciones, sin metáforas,
    algún día escribiré un poema que huela a ti,
    un poema con el ritmo de tus pulsaciones,
    con la intensidad estrujada de tu abrazo.
    Algún día te escribiré un poema, el canto de mi dicha.

    Atolondrado y confuso,
    demasiado lleno de ruidos,
    sin centro ni reposo,
    desconectado del otro lado de la piel,
    atormentado por el interminable crujido de este corazón
    -tierra cuarteada, ceniza gris en el pecho-,
    así pasan estas noches de calor y duermevela,
    estas noches en que no estoy contigo.

    Tu voz por el teléfono tan cerca y nosotros tan distantes,
    tu voz, amor, al otro lado de la línea,
    [y yo aquí solo, sin ti, al otro lado
    de la luna,
    tu voz por el teléfono tan cerca, apaciguándome,
    y tan lejos tú de mi, tan
    lejos,
    tu voz que repasa las tareas conjuntas
    o que menciona un número mágico,
    que por encima de la alharaca del mundo me habla para decir en lenguaje
    cifrado que me amas.
    Tu voz aquí, a lo lejos, que le da sentido a todo,
    tu voz, que es la música de mi alma,
    tu voz, sonido del agua, conjuro, encantamiento.


    PROPOSITO


    No menciones el amor: bien sabes que sería profanarlo.
    Déjalo ser en silencio, para que sienta la música
    de los dedos que rozan una piel amada.
    Pero cállalo. Dedica tu babosa palabra a la pena;
    Exhibe sin pudor la dureza de tu corazón y así
    confirmarás que esa llaga ya no duele;
    ah, tu corazón, esa zona manida de ti, sabia,
    anestesiada, infeliz.
    No, no menciones el amor; déjalo crecer en silencio,
    Aliméntalo con silencio, compártelo sin decirlo
    y solamente tartajea tu palabra para secretar tu viscoso veneno,
    la amarga poción de tu cautela.

    CANTAR POR CANTAR


    Poseso por una resonancia,
    el eco armonioso de un lugar sin ruidos,
    bañado por la luz amarilla de la luna llena:
    una roca de grafito refleja sus destellos
    y ella se mira en este espejo sin nubes por testigo.
    Poseso por una resonancia,
    alguien dentro de mi aparece y me transforma,
    una risa de otro que recoge la luz preferida por la luna.
    Puedo oír el eco del silencio absoluto,
    Es el sonido de la sombra de la hierba
    Iluminada por el metal de esta luna precisa.
    Poseso por una resonancia,
    El tiempo transcurre en varios ritmos, pero no hay
    pasado en este cuento,
    alguien que soy yo, dentro de mi aparece
    y me dicta cosas que ignoro.
    Y obedezco.

    © www.versos.net